Habitualmente la mayoría de los centros de formación e incluso los consultores de marketing centramos nuestras estrategias exclusivamente en la captación de nuevos alumnos dejando a un lado la fidelización de los alumnos actuales. Se tiende a pensar que el alumno, una vez matriculado es ya nuestro para siempre y que este no oteará otras oportunidades del mercado. Si bien es cierto que salvo casos muy concretos, estos cambios no son masivos, si que suponen un goteo que finalmente repercutirá en nuestra cuenta de resultados o subvenciones de conciertos mediante la pérdida de alguna línea.

Al igual que en otros sectores, debemos trabajar concienzudamente la manera más exitosa de retener a nuestros alumnos y que no se vayan con nuestra competencia.

Cuando hablamos de retener a los alumnos, no me refiero a hacer cosas similares a las compañías que ofrecen puntos a sus clientes que luego son canjeables por regalos o similares,  esos serían alumnos cautivos, no fidelizados. Me refiero a conseguir que el alumno y su entorno sientan con orgullo la pertenencia a su colegio, universidad, etc. En el fondo, que sea un “fan” de nuestro centro.

Todos hemos visto en alguna ocasión como los jóvenes y no tan jóvenes, visten camisetas y sudaderas de universidades, generalmente estadounidenses. Pertenecer a una de estas Instituciones es un signo de distinción y orgullo. En nuestro país este es un fenómeno que empieza a despegar y ya es posible, aunque en menor medida,  ver esa misma imagen de universidades españolas.

¿Cómo se logra llegar a dicho status?

Realmente, no es fácil, pero si posible. Se necesita mucho trabajo y algo de tiempo.

Para que nuestros alumnos y su entorno sientan ese orgullo que les vincula a nuestra Institución deberemos de hacer diferentes cosas. Aquí os dejo una pequeña muestra a modo de ejemplo de las cosas que se pueden realizar:

  • En primer lugar saber cuáles son sus necesidades y deseos. Esto es, saber qué es lo que buscan en nuestro centro y por supuesto que es lo que esperan encontrar.
  • En segundo lugar, ser innovador. Cuando digo innovador no solo me refiero a usar tablets y todo tipo de dispositivos y técnicas que se pueden contratar a empresas del mercado. No digo que esto no se deba hacer, pero esto no ayudará a que nos diferenciemos del resto de centros ya que también ellos seguramente los tendrán. Me refiero a una innovación que salga del propio centro, de sus profesores, directores, alumnos e incluso del AMPA. Para ello se pueden aplicar técnicas como el “Desing Thinking” que permite, trabajando en grupo, compartir y mejorar la creatividad del equipo docente. Esa es la autentica innovación y la que te permitirá hacer cosas que los demás no hacen.
  • Tratar a alumnos y familiar de una forma amable y abierta, oyendo y en su caso aplicando sus sugerencias.
  • Teniendo un equipo docente bien formado, cercano y con conocimientos actualizados que ayuden a “todos” sus alumnos a salir adelante.
  • Tener una buena comunicación desde el centro hacia los alumnos y sus familias es muy importante y además evita los dañinos bulos. Además de la comunicación personal que es fundamental, hoy día existen en el mercado innumerables herramientas para una comunicación rápida y fluida.

Si disponéis de los medios y conocimientos para hacerlo, ¡adelante! Si no es así podéis recurrir a profesionales que os ayudarán en este viaje.

En EDUVOLUTION estaremos encantados de poder ayudarte en este proyecto. Más de 28 años trabajando para colegios, universidades, escuelas infantiles, nos avalan.

EDUVOLUTION Agencia de Marketing Educativo    info@eduvolution.es www.eduvolution.es